entrenament personal

I tú, ¿teletrabajas?

El teletrabajo es una modalidad laboral que permite trabajar total o parcialmente desde casa o un lugar diferente en la oficina o instalaciones de producción, utilizando diferentes medios tecnológicos y de comunicación. ¿El lado oscuro? La posible aparición de desórdrenes musculoesqueleticos.

Con el aumento de las nuevas tecnologías y, sobre todo, debido a la pandemia de COVID-19, son cada vez más los trabajadores que llevan a cabo su labor laboral desde casa. Al margen de la flexibilidad que ello conlleva y la protección que ha supuesto para la salud de las personas frente al virus, también aparecen algunas dificultades, como la disminución de la protección social, de los riesgos laborales de los trabajadores, la reducción de los niveles de actividad física y los desórdenes musculoesqueléticos. Por otro lado, el teletrabajo conlleva problemas emocionales, aislamiento, tensión psicológica, fatiga mental y fatiga visual.

Son muy importantes las condiciones del ambiente laboral en las que nos instalamos y evaluar los riesgos ergonómicos, evitando posturas forzadas, movimientos repetitivos, inadecuada manipulación de cargas o incorrecta aplicación de fuerzas durante las tareas, entre otros.

desórdenes musculoesqueléticos

¿Cuáles son los desórdenes músculo-esqueléticos más frecuentes?

Las lesiones más frecuentes derivadas de riesgos ergonómicos suelen estar presentes en el cuello, hombro, hombros, codos, muñecas, manos, dedos y piernas. Por lo general, son de tipo inflamatorio o degenerativo de los músculos, tendones, nervios, articulaciones y ligamentos.

En el caso del teletrabajo, se compromete sobre todo al miembro superior con los movimientos repetitivos y continuos que se mantienen ante una tarea, provocando esta fatiga muscular, sobrecarga, dolor y lesiones.

La exposición continúa a condiciones ergonómicas desfavorables, provocando una carga estática sobre el sistema músculo-esquelético, disminuyendo la circulación sanguínea y el metabolismo muscular puede causar fatiga y aparición de lesiones. El problema viene cuando estamos muchas horas sentados, con el tronco o el cuerpo flexionados, los antebrazos flexionados, las manos y los dedos con extensión-flexión…

La espalda, un problema para mucha gente

La espalda es un segmento corporal vulnerable a lesionarse si no toman medidas preventivas adecuadas. Hay que evitar posiciones inadecuadas y mantener mucho tiempo la misma postura. Las etiologías varían y es necesario identificar banderas rojas (debilidad, incontinencia intestinal o vesical, dolor que despierte al paciente) que podrían ser alarmantes. También es necesario detener el desarrollo de dolores crónicos.

RECOMENDACIONESpara evitar desórdenes musculo-esqueleticos

MEJORA TU POSTURA

  • Cuídate la espalda y las cervicales. Elige una silla con tres puntos de soporte: patas, asiento y respaldo.
  • Siéntate con la espalda en posición vertical, sin giros, y siempre delante de la pantalla.
  • Mantén la pantalla a la altura de la mirada.
  • Muslos en posición horizontal, piernas verticales o ligeramente extendidas y pies descansando sobre el suelo.
  • Brazos verticales y antebrazos horizontales, formando un ángulo recto desde el codo.
desórdenes musculoesqueléticos
desórdenes musculoesqueléticos
desórdenes musculoesqueléticos

CUIDA EL ESPACIO DE TRABAJO

En primer lugar, se necesita un buen diseño del espacio de trabajo y una postura adecuada según las tareas a realizar. Debe ser un espacio suficientemente amplio y organizado, herramientas ergonómicas como la silla, escritorio, accesorios del teclado, mouse, elevador ajustable…

Los factores ambientales también son determinantes: la temperatura, que debe ser agradable, la presencia o ausencia de corrientes de aire, el grado de humedad, los ruidos o la iluminación, que debe ser adecuada para eliminar la fatiga visual y proporcionar comodidad al trabajador. Elige un buen sitio para trabajar en casa, con las condiciones de luz adecuadas y sin ruidos. Siempre que puedas, disfruta de luz natural evitando así reflejos molestos para la vista.

HAZ CRECER TUS CONOCIMIENTOS

Es necesario conocer las posturas correctas para trabajar ante un ordenadormás de dos horas seguidas por ejemplo, o los riesgos biomecánicos del teletrabajo. ¿Sabes a qué altura debe estar la pantalla del ordenador a nivel ocular? ¿Sabes cómo utilizar el mouse para evitar dolor en el hombro, manos, muñecas, codos o ante brazos?

Es necesaria una comunicación constante de los trabajadores con sus superiores para notificar las dolencias y llevar un registro periódico que permite realizar análisis de los puestos de trabajo.

Hay que ofrecer a los trabajadores un entrenamiento sobre posturas ergonómicas correctas y saludables, evitando así desórdenes musculoesqueléticos.

AUMENTA EL EJERCICI FISICO

Fomentar la actividad física será determinante para mejorar la flexibilidad muscular, la fuerza, la capacidad funcional y el estado anímico de la persona.

Se recomienda realizar 50 minutos de ejercicio al menos 4 días a la semana.

Además, las empresas deberían tener programas de gestión que permitan realizar pausas activas a los trabajadores que realizan teletrabajo para protegerlos de desórdenes musculoesqueléticos y conseguir el confort necesario para una mayor productividad laboral.

Durante la jornada laboral, muévete. Haz estiramientos y anda, por ejemplo, mientras hablas por teléfono.

Fomenta los descansos periódicos cada dos horas.

¡Encontraréis 10 rutinas de entrenamiento en casa en nuestro canal de youtube!

CUIDA TU SALUD GENERAL

También es de vital importancia realizar controles periódicos de salud a los trabajadores y evaluar cada posición laboral mediante encuestas o videoconferencias.

Desde las empresas, es necesario promover estilos de vida saludables, incluyendo hábitos alimentarios, ejercicio regular y pausas activas. También es necesario capacitar a los trabajadores para detectar desórdenes músculo-esqueléticosy notificarlos a tiempo para poder gestionarlos de forma eficaz

Tómate descansos de pantallas. La vista frente a la pantalla durante mucho tiempo reduce la frecuencia del parpadeo, por lo que los ojos pierden lubricación y se resecan. Hidrátate los ojos . Bebe agua con frecuencia, utiliza gotas humectantes si es necesario y realiza descansos regulares.

REFERÈNCIES

Close

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur
adipiscing elit. Pellentesque vitae nunc ut
dolor sagittis euismod eget sit amet erat.
Mauris porta. Lorem ipsum dolor.

Working hours

Monday – Friday:
07:00 – 21:00

Saturday:
07:00 – 16:00

Sunday Closed

Our socials
About